La mayoría de las ayudas y subvenciones vienen ya publicadas en internet, basta con acudir a las páginas web de los distintos organismos (Ministerios, Consejerías, Agencias, Ayuntamientos, etc.) internacionales, comunitarios, nacionales, autonómicos o locales, para topar con la sección y apartado correspondiente que ofrece esta información; de hecho, casi todas las webs han ido añadiendo y mejorando sus distintos motores de búsqueda para encontrar estas ayudas y subvenciones fácilmente. Es recomendable registrarse en esas páginas, puesto que muchas de ellas nos mantienen informados periódicamente a través de un sistema de alertas automáticas, o la suscripción a sus boletines, en función del perfil de la empresa con el que nos hayamos registrado (ver por ejemplo: http://administracion.gob.es/pag_Home/index.html).

Si, como es conveniente, la empresa tiene planteadas distintas estrategias o posibilidades de inversión a medio plazo (o le es posible aplazar lo que ahora ve como urgente y adelantar lo que creía prescindible) sería interesante acudir e informarse de los distintos Planes y Programas que presenta la administración (por ejemplo, Horizonte 2020) para conocer qué nivel de fondos va a dedicar y en qué se pretenden emplear; y así, evaluar si las oportunidades que nos ofrece coinciden con nuestras necesidades o, en todo caso, si nos conviene re-considerar o dar nuevas prioridades a nuestros planes de partida.

Otra cosa distinta es buscar e identificar las ayudas y subvenciones que nos pueden interesar de manera continuada puesto que la empresa está invirtiendo en todo momento (en personal, equipos, instalaciones, I+D+i…) y las ayudas y subvenciones, como hemos comentado, vienen determinadas por prioridades estratégicas de la Administración; que además cuentan con distintas fechas y plazos en diferentes convocatorias que se suelen prorrogar o no.

Asimismo, se deben saber interpretar correctamente tanto las bases de las ayudas como las condiciones de cada una de las convocatorias, esto es, por ejemplo, los siguientes elementos:

  • Si somos beneficiarios o, podemos serlo con alguna adaptación (por ejemplo, darse de alta en otro epígrafe del IAE asociado a nuestra actividad).
  • Si nuestro proyecto es subvencionable, entra dentro de las categorías de proyecto aceptadas (por ejemplo; la finalidad de nuestro proyecto es crear una empresa, modernizarla, mejorar su proceso de producción, comercializar en el exterior nuestros productos y servicios, aumentar la capacidad de producción, la innovación, el desarrollo de una patente, el desarrollo de un prototipo, cambiar el diseño de nuestro productos y servicios, sanear el circulante, etc.) y es viable técnica y económicamente.
  • Qué partidas de nuestro proyecto (gastos e inversiones) son subvencionables (desde adquisición de suelo y naves, hasta gastos de personal y corriente asignados a los proyectos; pasando por equipos de producción, equipos auxiliares, asesoría externa, patentes, marcas, etc.).
  • A qué importe podemos optar, teniendo en cuenta el carácter de nuestro proyecto y los elementos subvencionables.
  • Qué tipo de ayuda ofrecen; fondo perdido, préstamos, bonificación de interés, entrada en el capital de la empresa, etc.
  • Si existe compatibilidad con otras ayudas.
  • Cómo debemos elaborar el expediente de subvención y presentarlo con las debidas garantías de éxito, teniendo en cuenta los factores que se valoran en la convocatoria para obtener el máximo de las ayudas y subvenciones solicitadas.
  • Qué requisitos generales existen para cualquier subvención y cuáles son los particulares para cada ayuda con el fin de obtenerlas (por ejemplo: no tener deudas con la administración, no haber iniciado las inversiones, incrementar el empleo, inversión mínima de la empresa, otras ayudas obtenidas para las mismas inversiones, otras ayudas recibidas en otros años, etc.).
  • Qué circunstancias pueden llevar al re-embolso de la ayuda (por ejemplo, no destinar las ayudas al fin que se especificó, no comunicar otras ayudas obtenidas, no mantener alguno de los requisitos de la ayuda, no mantener el empleo creado, etc.).
  • Se trata, por tanto, de establecer un adecuado procedimiento de búsqueda, identificación y gestión de ayudas y subvenciones con recursos propios y/o la ayuda de personal externo especializado.
  • A partir de ahí, el factor fundamental, es tener muy bien definido los Proyectos, y la decisión de ejecutarlos, que justifica las inversiones a subvencionar; y cómo queda éste enmarcado en un Plan Estratégico o, en su defecto, en un análisis a medio plazo de lo que la empresa desea conseguir en un marco temporal concreto. Asimismo, se debe tener claro el Plan financiero para acometer esas inversiones, y de qué forma estas ayudas podrían contribuir a su desarrollo como fuentes adicionales de financiación.

Jesús Salido López
Director de Aris Control Investor
Plaza Ruíz de Alda, nº11. Sevilla
954 51 72 43/605 99 84 79
jsl@aris-control.com