Dados los tiempos que corren, es necesario ahorrar energía dentro de las empresas dándole prioridad como objetivo. Una de las preferencias dentro de los costes fijos de cualquier empresa debe ser reducir las facturas tanto de electricidad como de agua, ni solo para ahorrar, sino, para cuidar el medio ambiente.

Independientemente del tamaño que tenga la empresa, es obvio que la reducción del consumo energético es necesario reducirlo y controlarlo, aun así, una empresa pequeña al estar comenzando debe de velar por que dichos gastos no sean mayores puesto que no podrá crecer.

Os dejamos una serie de consejos muy útiles para que puedas ahorrar energía:

  • Aprovechar los recursos naturales: Uno de los mejores métodos para ahorrar luz o gas es la implantación de paneles solares. Podemos aprovechar para calentar el agua y además hacer un consumo más responsable y así cuidar el medio Otra forma más rústica de aprovechar la energía solar, es abrir las cortinas en días que hace sol para que entre la luz y el calor y así no gastar más de lo necesario en electricidad.
  • Utilización de LED: A día de hoy las bombillas de Led son de las más caras en el mercado, pero son un ahorro seguro a corto plazo, pues una bombilla con estas características consume mucho menos que una normal y normalmente emite más luz que cualquier otra.
  • El aislamiento: Ninguna de las características anteriores es útil si el aislamiento no es el correcto, es necesario poner dobles ventanas o cristales climalit para evitar que entre la temperatura exterior.
  • Domótica y programación de tareas: Si se instalan detectores de presencia o temporizadores en baños y en determinados pasillos es muy probable que el consumo se reduzca, puesto que al programarle un tiempo determinado no corremos el riesgo de que alguna luz se quede encendida.
  • Programar el aire acondicionado y calefacción: Para reducir el consumo energético es fundamental hacer un control adecuado de dichos aires puesto que consumen mucha electricidad, es necesario ponerlos en una temperatura intermedia, ni muy alta ni muy baja para que no aumente el consumo. También, a través de termostatos podemos programar las horas a las que queremos tenerlo encendido y regular la temperatura automáticamente.
  • Moderación del agua: Debemos promover un consumo del agua moderado además de instalar grifos y cisternas que frenen un consumo desbordado del agua.
  • Dejar aparatos en suspensión: Cuando la jornada termine, solo se deben dejar encendidos los medios electrónicos necesarios como los servidores o los routers, con el resto de aparatos como ordenadores, cargadores de móvil, impresoras es necesario apagarlos e incluso desenchufarlos para que no se queden en funcionamiento mientras la oficina no está operativa.